El Internet de las Cosas y los Retos que Representa Para Corporaciones

La revista Forbes condujo una entrevista a todos los presidentes de compañías nombradas al ranking del Fortune 500, en la cual le hicieron una pregunta clave a todos los encuestados: “¿Cuál es el reto más grande que enfrenta tu empresa?”, a lo cual la gran mayoría respondió “el paso rápido de la evolución tecnológica”. Esto no es una sorpresa para nadie; la tecnología cambia o avanza prácticamente a diario y nos queda a nosotros adaptarnos o ser una historia más del montón, con una idea, producto o servicio que tomó al mercado por sorpresa, pero que no logró aprovechar el impulso de crecimiento y quedó atrás. Una de estas tecnologías en particular es el IoT o Internet de las Cosas.

Este sistema de dispositivos que se interrelacionan o conectan a través del internet ha estado creciendo desde la concepción de su idea en los 70, hasta esta generación en la cual fue adoptado su nombre, y hasta este punto donde hoy en día hay 23 mil millones de dispositivos interconectados en nuestro planeta. Eso quiere decir que hay aproximadamente 3 dispositivos por cada persona que vive hoy en la Tierra.

Mientras más grande una organización, más difícil se convierte una innovación fuera de las competencias básicas históricas y líneas de productos que se ven del mercado. Está claro que el Internet de las cosas llegó a hacernos la vida más fácil, en el frente profesional, así como personal. Nuestro logro para no solo conectarnos entre nosotros sino para correlacionar nuestros dispositivos para que se comuniquen entre ellos es una hazaña soñada por todo el que se imaginó las posibilidades que este tipo de tecnología nos podía presentar, desde hace casi 50 años. Lo que muchos otros no vieron hasta ya muy tarde son los retos que se presentan gracias a estos avances:

  1. Competitividad: ya no es necesario que empresas nuevas tengan que pasar por un proceso de crecimiento lento y se queden en el nivel más bajo de la pirámide viendo como las “grandes” empresas se quedan con todas las ganancias. Ahora cualquier compañía tiene la posibilidad de crear una compañía startup nueva de tecnología basada en anticipar las necesidades de los usuarios, lo cual enloquecería al mercado, y nivelaría la competencia.
  2. Colaboración: se dice fácil, pero se da difícilmente. Uno de los problemas más grandes y más comunes en compañías de todo sector industrial es que en la mayoría de los casos los departamentos funcionan independiente los unos de los otros, creando Silos por doquier. Por más fácil que sea conectar dispositivos hoy en día, el equivalente de la conexión entre equipos aun es relativa y cuando se trata de IoT, esto puede llegar a afectar a los clientes.
  3. Falta de conocimiento sobre tecnologías IoT: aunque los primeros pensamientos e intentos relacionados con el IoT tomaron lugar hace 50 años aproximadamente, el termino no salió a la luz sino hasta 1999 donde la democratización de la palabra se dio a conocer, pero la cual de verdad no se convirtió en un fenómeno sino hasta después del 2010. Por esto, se puede decir que hoy en día la mayoría de la fuerza laboral no tiene conocimientos institucionales que lleven la empresa a aprovechar tecnologías existentes, y hasta que no entre al trabajo la siguiente generación, esto va a seguir siendo un problema hasta cierto punto.

La tecnología, ya sea el Internet de las Cosas, IPA (automatización de procesos inteligentes), el aprendizaje automático, etc. presenta un gran reto para los negocios, pero esta no es una aventura para enfrentarse en solitario. Hoy en día existen empresas y colaboraciones, como la nuestra con Amazon Web Services, donde ofrecemos asesoramiento en nuevas tecnologías, y mantenemos abierta la puerta para más avances y nos encargamos de todo el proceso de principio a fin. Si alguna tecnología en particular está dificultando tu evolución digital, no dudes en consultar con nosotros, y te guiaremos por el camino correcto.