Tecnología: ¿aliado o enemigo en la gestión empresarial?

En estos tiempos de innovación, la utilización de la tecnología hace la diferencia. Las TIC han cambiado todo, hasta la forma de socialización entre seres humanos. En la gestión empresarial, la tecnología desempeña un papel considerablemente importante hasta el punto que si tú aún no has ingresado al campo de las tecnologías de la información y la comunicación, puede que seas uno de los que desconoce cómo éstas afectan la vida corporativa.

¿Cómo ayudan las TIC a la empresa a cumplir los objetivos estratégicos? ¿Cómo retorna la inversión en tecnología? Son preguntas que podrás responder, tras leer este artículo.

Ventajas de la tecnología en la gestión empresarial

La tecnología ya forma parte del día a día del mundo corporativo. Hoy, es prácticamente imposible encontrar algún negocio que no la utilice directa o indirectamente, sea para aceptar pagos, o bien para calificar clientes. Sin embargo, en el entorno corporativo, su principal objetivo está en la mejora de la gestión empresarial.

Los sectores de la tecnología que más se han destacado en ayudar a las empresas en alcanzar sus objetivos son las tecnologías de la información y la comunicación. Eso es debido a que la globalización ha facilitado la expansión de los negocios, exigiendo a la vez una respuesta tecnológica más eficiente que acelere la comunicación y facilite las relaciones y negociaciones.

Algunos de los beneficios que aporta la tecnología a la gestión son los siguientes:

Permite la apertura de nuevos mercados

¿Has imaginado importar o exportar sin contar con la ayuda de la tecnología? Esto implicaría tener que viajar a otro país para ver el producto, entrevistarse con el proveedor, verificar las especificaciones técnicas in situ, etc. Este proceso, además de caro, ciertamente sería muy largo.

Con la ayuda de un sistema de gestión, puedes fácilmente acceder al catálogo de varios proveedores nacionales o internacionales, revisar el estatus y el historial de negocios con la Compañía para que trabajas, verificar especificaciones técnicas de los productos, celebrar reuniones y negociar, incluso estando al otro lado del mundo. Lo mejor, el proceso es totalmente seguro, desde la comunicación hasta las formas de pago con la utilización de instituciones financieras con alto nivel de credibilidad y protocolos universalmente aceptados.

Integra procesos para mejorar los resultados

El mercado exige respuestas ágiles, por eso, cuanto más integrada esté la compañía, más rápida será la comunicación. Esto incide en la mejora de la toma de decisiones y las respuestas al mercado. La tecnología permite tener la información centralizada y que la información esté disponible en la nube.

Por eso, ya no es necesario conectarse con el equipo de finanzas para saber si una determinada transacción se ha efectuado o al sector de ventas para conocer si será necesario ajustar la logística y atender una solicitud extra del comprador. Basta con acceder al sistema de gestión, consultar los datos y actuar. Esta integración de los procesos ciertamente facilita el trabajo del responsable, que logra optimizar su planificación, dirigir de forma eficaz los equipos de trabajo y mejorar los resultados.

Optimiza el control, la interacción, la productividad y la calidad

La gestión comercial aliada a la tecnología facilita el mapeo, la organización y la mejora de los procesos, permitiendo así el control total de la fuerza productiva. Con las herramientas correctas, es posible crear fácilmente un árbol de procesos, lo que facilita la identificación de cuellos de botella y actividades que no agregan valor, para evaluarlas y decidir si serán mejoradas o excluidas.

Se pueden crear grupos de trabajo para analizar la información. La interacción de diferentes áreas y puntos de vista, seguramente contribuirá a la mejora de la calidad de los productos y servicios, aumentando el intercambio entre los sectores y generando productividad.

Reduce los costes

La tecnología permite automatizar tareas, reduce el coste de mano de obra en actividades rutinarias, al tiempo que dirige a los colaboradores para acciones que realmente agreguen valor a la empresa. Un simple ejemplo es adoptar un software de análisis de crédito inteligente y dejar de hacer los procesos a través de informes manuales o del llenado de interminables hojas de cálculo.

Como tú probablemente ya sabes, los costes derivados de errores operativos también son representativos. Cuanta más tecnología se utilice, menor será la tasa de error y de desperdicio, lo que impacta directamente en la reducción de costes.

Si deseas abrir nuevos mercados, mejorar la integración de las distintas áreas, optimizar el control y los procesos, aumentar la productividad y/o reducir los gastos, comienza ahora a usar un sistema de gestión tecnológica. La tecnología y la gestión empresarial van de la mano.

Desventajas del uso de la tecnología

Siempre surgen nuevos costes

Aunque, en algunos casos, existe una inversión considerable, el retorno es rápido y garantizado. Todas las áreas de la empresa se benefician: gestión comercial, marketing, finanzas, logística, operaciones, etc.

Una vez que hayas invertido en tecnología, debes seguir haciendo inversiones porque para continuar moviéndose a la velocidad de los negocios, es necesaria la continua actualización de equipos y software. Ahora, si bien es cierto que no es posible invertir en tecnología solo una vez, también es verdad que no puedes olvidar todas las ventajas que genera esa inversión.

Desempleo

Una de las ventajas de la tecnología es que hace más eficiente las operaciones comerciales, las tareas se terminan más rápido y los trabajos se encuentran automatizados. Como resultado, las máquinas y las soluciones de software pueden realizar los trabajos de varias personas. Eso es genial para la compañía, pero no para los empleados. Con la tecnología haciendo el trabajo, se requiere menos fuerza laboral. Aunque la organización puede redefinir el rol de estos empleados, la posibilidad de potenciales desempleos de aquellos que no tengan un perfil flexible y completo, es un hecho. .

Puede crear una atmósfera de dependencia

Usar la tecnología puede crear empleados que dependen mucho de ella para realizar su trabajo. El trabajador adquiere o se actualiza en una habilidad, pero puede ser a expensas de otras competencias, como las interacciones personales. Enviar un messenger o un correo electrónico a alguien es muy diferente a comunicarse directamente sin una herramienta de por medio. Es importante crear espacios para fomentar y desarrollar las habilidades de comunicación que equilibren el uso de la tecnología con el desarrollo de actividades.

¿Quieres saber más sobre tecnología y gestión empresarial? ¿Quieres estar mejor informado sobre otros asuntos del área? Entonces, te invitamos a contactar a un consultor de Lagash, que ofrece diversas soluciones que aportan a la Transformación Digital de la compañía para la que trabajas y que te permitirán desarrollarte y posicionarte en tu carrera corporativa.

Lagash es una prestigiosa compañía con presencia en toda la Región dedicada al diseño, desarrollo y distribución de modernas tecnologías para facilitar las operaciones, cuenta con los más avanzadas soluciones digitales y plataformas y se postula como el mejor socio de negocios a la hora de introducir y acompañar a tu Compañía en el mundo digital.